miércoles, 28 de junio de 2017

LA ACTUAL ESPAÑA MEDIEVAL


Con lo que sigue a continuación no pretendo dar una lección de historia, que todo el mundo conoce, a poco que posea algo de cultura colegial.
Bajo el Imperio Romano España fue una provincia; ¡si, una provincia, pero unida! Cuando este Imperio Romano calló a manos de las hordas bárbaras, que invadieron toda Europa, al territorio español le tocó los distintos pueblos godos, la Península Ibérica fue “dejada de la mano de dios” y se desmembró en diversos reinos: León, Castilla, Aragón, Galicia, Asturias, el País Vasco, Cataluña…, cada cual de su padre y de su madre, con sus lenguas, sus costumbres, su cultura, sus tradiciones... Después aparecieron los Reyes Católicos, quienes, en nombre de su santo, católico, apostólico y romano dogma cristiano, fundamentalista y excluyente, echaron a todos los que ellos llamaban infieles-de ahí su actual odio-, y unificaron a la desgajada Península Ibérica, haciendo desaparecer a los distintos reinos-territorios que la componían.
De ahí que hoy resurjan los levantiscos nacionalismos históricos, reclamando sus lenguas, sus costumbres, su cultura, sus tradiciones…, distintivas; y por distintivas, diferentes; y por diferentes, con dimensión de estados. Es un problema que aún no se ha resuelto desde la Edad Media Española, y que hoy sobreviene al no ser capaces de entender que no es un problema político, sino del devenir histórico, puesto que España-por naturaleza- nunca ha sido “España-Estado”, sino un conglomerado de “reinos”.
De este modo, se puede decir que el tema de los nacionalismos en España es un problema histórico, pero aunque así es, hoy requiere un tratamiento y una solución política, cuya conclusión es una conversión a un estado federal, tipo EE.UU., en los que no se renuncia a un fuerte sentimiento patriótico de pertenencia a un mismo país. Pero el problema de fondo de lo que pasa aquí, es que este sentimiento patriótico de pertenencia a un mismo país no existe, y todos los territorios que se declaran nacionalistas, existencialmente, quieren pertenecer sólo a ellos mismos como naciones... Supongo que europeas… ¿O tampoco...?