miércoles, 28 de junio de 2017

LA ACTUAL ESPAÑA MEDIEVAL


Con lo que sigue a continuación no pretendo dar una lección de historia, que todo el mundo conoce, a poco que posea algo de cultura colegial.
Bajo el Imperio Romano España fue una provincia; ¡si, una provincia, pero unida! Cuando este Imperio Romano calló a manos de las hordas bárbaras, que invadieron toda Europa, al territorio español le tocó los distintos pueblos godos, la Península Ibérica fue “dejada de la mano de dios” y se desmembró en diversos reinos: León, Castilla, Aragón, Galicia, Asturias, el País Vasco, Cataluña…, cada cual de su padre y de su madre, con sus lenguas, sus costumbres, su cultura, sus tradiciones... Después aparecieron los Reyes Católicos, quienes, en nombre de su santo, católico, apostólico y romano dogma cristiano, fundamentalista y excluyente, echaron a todos los que ellos llamaban infieles-de ahí su actual odio-, y unificaron a la desgajada Península Ibérica, haciendo desaparecer a los distintos reinos-territorios que la componían.
De ahí que hoy resurjan los levantiscos nacionalismos históricos, reclamando sus lenguas, sus costumbres, su cultura, sus tradiciones…, distintivas; y por distintivas, diferentes; y por diferentes, con dimensión de estados. Es un problema que aún no se ha resuelto desde la Edad Media Española, y que hoy sobreviene al no ser capaces de entender que no es un problema político, sino del devenir histórico, puesto que España-por naturaleza- nunca ha sido “España-Estado”, sino un conglomerado de “reinos”.
De este modo, se puede decir que el tema de los nacionalismos en España es un problema histórico, pero aunque así es, hoy requiere un tratamiento y una solución política, cuya conclusión es una conversión a un estado federal, tipo EE.UU., en los que no se renuncia a un fuerte sentimiento patriótico de pertenencia a un mismo país. Pero el problema de fondo de lo que pasa aquí, es que este sentimiento patriótico de pertenencia a un mismo país no existe, y todos los territorios que se declaran nacionalistas, existencialmente, quieren pertenecer sólo a ellos mismos como naciones... Supongo que europeas… ¿O tampoco...?

viernes, 23 de junio de 2017

EL NEGOCIO DE LA FIESTA DEL ORGULLO GAY

Se acerca la eclosión de la exhibición multicolor y variopinta de la fiesta del orgullo gay en Madrid. Con ello una importante avalancha de gente ocupa la ciudad para participar, entusiasta y con gran euforia, en el espectáculo eróticofestivo. Bares, hoteles, restaurantes, discotecas, pubs, y demás establecimientos de consumición también participan en el evento social, pero en otro sentido, con otros intereses, y se abarrotan de gentes venidas de cualquier parte,  que aumentan el volumen de sus cajas registradoras, lo cual igualmente  se extiende  a las arcas municipales y a las de la Comunidad de Madrid.

De la diversión ingenua de unos pocos se benefician otros pocos, u otros muchos. La alcaldesa de la ciudad, la señora Manuela Carmena, proclama y presume del acogimiento solidario, sin fisuras, para la visita gay. Y es que la solidaridad, los derechos fundamentales de las personas, su defensa, el estado de derecho…, propios de estos tiempos que corren, son valores que para algo han de servir…

domingo, 18 de junio de 2017

HEMBRISMO

Hay mujeres que dicen: “Mírame; mírame el cuerpo que tengo; mírame las piernas que tengo; mírame las tetas que tengo; mírame las caderas que tengo… Y además de tenerme contenta en la cama me tienes que mantener”.
Hay un machismo masculino, no cabe duda, del que reniegan y se quejan la generalidad de las mujeres, pero también hay un machismo femenino: Exigente, prepotente, superficial, despiadado, tirano, dictador, excluyente, inhumano, perturbador, sensualmente agresivo…

viernes, 16 de junio de 2017

EL SURGIMIENTO DE LOS POPULISMOS

Rajoy, que tanto reniega y tanto critica a los populismos, ha sido el responsable directo de su surgimiento con la puesta en práctica de los recortes salariares. “Y es que señor Rajoy: No hay que renegar nunca de la obra creada por uno mismo, porque eso es una inconsciencia absoluta, aparte de ser una falta de respeto a su autor-en este caso a usted-. Y sí no, ponga más en valor la pedagogía para que no se le ponga el pueblo ´de manos´; usted que tanto se le llena la boca de responsabilidades y de coherencias…”